Antiguo Hospital de la Reina Victoria Eugenia. Actual sede de la Cruz Roja Española. Zaragoza.


Plaza de los Sitios (en aquella época de Castelar).


Esta emblemática plaza está situada en el centro de la ciudad, se puede considerar como un auténtico museo de arquitectura zaragozana de principios del siglo XX. Cuando realizamos el artículo sobre la Casa de Tomás Castellano, edificio situado en esta misma plaza, comentamos su historia y el cambio que sufrió Zaragoza a consecuencia de la Guerra de la Independencia, tras los dos Sitios que sufrió la ciudad, en 1808 y 1809. Un siglo más tarde, en 1908, se realizó una gran Exposición Hispano-francesa para conmemorar estos acontecimientos, momento en el que esta zona de Zaragoza cambió totalmente su configuración.


Edificios de interés en la plaza:

1-Kiosko de la Música

2-Escultura de los Sitios de Zaragoza

3-Museo Provincial.

4-Antigua Escuela de Artes y Oficios

5-Colegio Gascón y Marín

6-Edificio de la Cruz Roja.

7-La Seo.

8-Basílica de Nuestra Señora del Pilar.


Fotografía de García Garrabella. A.H.P.Z.


Es en este momento cuando se comenzó a urbanizar toda la antigua Huerta de Santa Engracia. En esta plaza, en cuyo centro podemos admirar el monumento a los Sitios de Zaragoza obra realizada en 1908 por el escultor Agustín Querol, también encontramos edificios que fueron construidos para la mencionada Exposición, como el Museo Provincial, la antigua y olvidada Escuela de Artes, el Grupo escolar Gascón y Marín, y otros que fueron jalonando el perímetro de esta emblemática plaza años más tarde, como el edificio que hoy vamos a comentar: la sede de la Cruz Roja española. Todos ellos edificios históricos, proyectados por los arquitectos más sobresalientes del momento, catalogados como bienes de interés arquitectónico, proporcionan a este sector de una gran personalidad.


Lado noreste de la plaza de los Sitios.


En el lado este de la plaza se ubican los principales edificios conservados de la Exposición Hispano Francesa, como el Museo Provincial, la antigua Escuela de Artes y Oficios y el Grupo Escolar Gascón y Marín. En el lado norte se erigió años más tarde el edificio de la Cruz Roja, que sobresale del resto por sus pintorescos torreoncillos que flanquean la parte superior del chaflán del edificio.


Una vez clausurada la Exposición Hispanofrancesa de 1908 se decidió erigir este edificio en un solar situado en la plaza de los Sitios angular con la calle Sancho y Gil. En su origen fue el Hospital Victoria Eugenia de la Cruz Roja Española. El proyecto fue realizado en 1924 por el arquitecto Miguel Ángel Navarro Pérez, quien donó el proyecto de la obra, siendo también subvencionado en parte por la reina Victoria Eugenia, que aportó para su construcción cincuenta y cinco mil pesetas. Por ese motivo, en su honor se le puso su nombre. La primera piedra se puso el 12 de diciembre de 1926, colocada por la presidenta en aquel momento de la Cruz Roja doña Leonor Sala, mujer de don Paco Urzaiz (mecenas ambos de las torres del Pilar), junto con el conde de Campo Alange, en representación de la reina Victoria Eugenia. Siendo inaugurado por la propia reina y por el rey Alfonso XIII, el 1 de enero de 1928.


Fotografía: A.H.P.Z. Gerardo Sancho Ramo.


En un principio se utilizó como hospital para heridos en conflictos bélicos, como fueron la tercera guerra carlista o la Guerra Civil española, en la que se convirtió en un hospital de sangre, con cien camas. También en esta época se formó una asociación de damas de la Cruz Roja, que ayudaban a los más desfavorecidos. Durante la contienda civil en este hospital estuvieron alojados unos 11.000 heridos, y muchos de ellos eran árabes (según consta en las fichas de ingreso que se conservan), que eran soldados africanos que lucharon en la Guerra Civil española.


Posteriormente fue hospital general, regentado por las hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Este hospital tuvo la primera sala de rayos X de Aragón, y en él estuvo el primer termógrafo para realizar mamografías en Zaragoza, estableciéndose el primer convenio con la Seguridad Social para realizarlas. Celebrándose el I Congreso Internacional de Termografía mamaria.


En 1979 cerró sus puertas como tal y se convirtió en Sede de la Cruz Roja, existiendo aún hoy en día, en el lateral de la Plaza de los Sitios, un centro médico que depende de esta institución. El edificio fue restaurado hace unos años, gracias a la ayuda de la familia Lacoma Mendiz. En el año 2004 la empresa de Alfredo Bueno, Moldes Silicona, sustituyó los escudos y otros motivos decorativos de piedra, como las dos cúpulas de los torreoncillos, pináculos, por otros realizados en resina de poliester reforzado con fibra de vidrio, para aligerar el peso de la terraza que amenazaba con hundirse.


Se trata de un edificio construido en ladrillo con algunos elementos en piedra y mortero. Tiene estructura horizontal, formada por semisótano y tres alturas. Sus dos fachadas se extienden, la principal en la calle Sancho y Gil; y la lateral, en la plaza de los Sitios y se unen en un decorativo chaflán.


Estamos ante un edificio ecléctico, con influencia del renacimiento y el barroco aragonés, tan de moda en aquella época. La estructura sigue la pauta que el padre del arquitecto, don Félix Navarro, utilizó, años antes, para realizar el edificio situado enfrente, la Escuela de Artes y Oficios, que desde aquí quiero reivindicar por el total abandono en el que está.


El edificio está orientado hacia el sol, para que todas la habitaciones del hospital tuvieran luz solar. El edificio tiene dos alas, una hacia la calle Sancho y Gil, y la otra a la plaza de los Sitios, uniendose ambas en un magnífico chaflán.


Cada piso está tratado de diferente manera, en la planta baja se abren una serie de grandes arcos de medio punto.


La primera planta presenta balcones corridos. En el frente presenta tres separados por pilastras abalaustradas que sostienen la cornisa superior. En los laterales se abren una serie de balcones corridos, cuyos vanos van enmarcados con molduras en piedra.


En la planta superior una interpretación de las galerías de arquillos de medio punto de los palacios renacentistas aragoneses; y sobre dicha galería una balaustrada con pináculos. En el centro de la balaustrada el escudo de la Cruz Roja, flanqueado por dos torreoncillos calados.


En la fachada de la Plaza de los Sitios, vemos una estructura parecida a la de Sancho y Gil, exceptuando los dos balcones de los extremos que siguen la pauta de los del chaflán.


En la parte baja de la fachada de la plaza de los Sitios encontramos la entrada a las actuales consultas, y que en su momento constituía la entrada de las ambulancias cuando era hospital.


En el otro extremo, en la calle Sancho y Gil, y sobre la puerta de entrada principal podemos contemplar el escudo del rey Alfonso XIII con las filacterias en las que pone Plus Ultra, y el toison de oro.


Puerta de entrada principal al edificio, situada en la calle Sancho y Gil.


En el interior del edificio podemos comprobar que el arquitecto siguió el mismo estilo historicista empleado en su exterior. Se conservan las puertas, vidrieras, columnas y artesonados originales.


En el zagüán, hoy acoplado a las necesidades de la actividad actual, podemos ver el artesonado que cubre la bóveda de cañón, a base de casetones.


Bóveda de cañón con casetones del zagüán.


Vista de la entrada por la parte interior.


En el interior encontramos el mismo estilo historicista que en el exterior. En el centro se abre un patio, siguiendo las pautas de los palacios renacentistas aragoneses del XVI. La planta baja, está destinada hoy en día, a consultas externas y está separada de los pisos superiores por medio de una gran cristalera.


En su origen en una planta estaban los hombres y la zona de -pediatría; y en otra las mujeres. Eran habitaciones compartidas, con baño y antesala.


En el último piso se situaba la zona de servicio, la vivienda del portero, lavandería, habitaciones del personal, etc.


Alrededor de este patio encontramos, rodeando todo el perímetro, arrimaderos de cerámica de arista, a base de motivos vegetales. La temática de esta azulejería tiene influencia de la existente en los arrimaderos del siglo XVI, con motivos florales, vegetales y geométricos.


Entramos en el patio propiamente dicho, con dos alturas. El piso superior sustentado por gruesas columnas acanaladas que sostienen los frentes de madera decorados con cruces rojas.


En los pisos superiores se sitúan despachos, salas y dependencias que se disponen en torno al patio central con amplios arcos neorrenacentistas de medio punto, en cuyos frentes vemos decoración a base de cruces rojas.


El patio es cuadrado; y en él se abre una claraboya con el escudo de la Cruz Roja. El piso superior presenta la típica arquería de medio punto, con tres arquillos en cada lado, que apean sobre columnillas toscanas.


Detalle de la claraboya, con el símbolo de la Cruz Roja. Hace unos años, la empresa Vidrieras de Arte Cristacolor, taller formado por Leopoldo y su hijo Antonio Navarro Vega, llevaron a cabo la restauración y realización de vidrieras para el edificio de la Cruz Roja de Zaragoza.


En todos los diferentes pisos vemos que el patio está decorado con similares arrimaderos de cerámica de arista.


Interesantes son los pavimentos cerámicos de barro cocido, combinados con azulejos de barro esmaltado en blanco y pintados con motivos decorativos.


Escalera de mármol que comunica los diferentes pisos.


En uno de sus tramos encontramos el recuerdo a don Manuel Pérez-Lizano Pérez, nacido en Zaragoza en 1887, en 1939 se licenció en medicina y cirugía en la Universidad de Zaragoza; ejerció su profesión de médico en Madrid, regresando a Zaragoza en 1923. Organizando el pequeño dispensario que la Cruz Roja poseía en la Avenida del Ebro y en el Hospital Victoria Eugenia. Años más tarde fue nombrado Presidente Provincial, convirtiéndose la Cruz Roja en una asociación que ayudaba al necesitado, sobre todo repartiendo comida, durante la Huelga General de 1934. En ese mismo año fue nombrado vocal del Comite Nacional de la Cruz Roja española. También en 1931 se presentó a las elecciones y fue elegido alcalde un año más tarde, así como presidente de la Diputación Provincial en 1936. Tras el alzamiento contra el gobierno republicano fue asesinado por un grupo paramilitar el 11 de agosto de 1936 a orillas del Canal Imperial, a la edad de 39 años, siendo recogido su cadáver por el personal de la Cruz Roja. Un triste final para una persona magnífica.


Hasta aquí la historia de este emblemático edificio, parte de la historia de nuestra ciudad. Espero que os haya gustado.


Hasta el próximo vuelo.



BIBLIOGRAFÍA:


- MARTÍNEZ VERÓN, Jesús: Zaragoza. Arquitectura. siglo XX.

https://zaragozaarquitecturasigloxx.com/2017/02/26/sanatorio-de-la-cruz-roja/


-ALFREDO BUENO: https://www.moldesilicona.com/noticias/rehabilitacion-cruz-roja-zaragoza


-ESPADA TORRES, D. M. "El Hospital Victoria Eugenia de la Cruz Roja y el entorno de la

Huerta de Santa Engracia de Zaragoza en la década de los años 20", en XXII Congreso Nacional de Historia del Arte: Vestir la arquitectura, Burgos, 2018.


-ESPADA TORRES, D. M.: Leonor Sala Ruíz de Andrés, la última gran mecenas de la basílica del Pilar: https://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/38/38/33espada.pdf


-MILLÁN, Mariano: La magia del edificio de la Cruz Roja. Heraldo de Aragón, 17-6-2018..


-LA CRUZ ROJA Y ZARAGOZA: 140 AÑOS CONVIVIENDO. Cruz Roja de Zaragoza, 2011

Artículos recomendados