Queda pohibido el uso de fotografías y textos sin permiso del autor.

 

 

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

La Heroica Defensa de Zaragoza. Obra de José Álvarez Cubero. Museo del Prado.

"Ese que colosal mármol admiro

dónde con noble y bélico talante

 fuerte mancebo impávido sostiene

a un anciano expirante

a quien la lanza polonesa ruda

sanguinaria destroza

 recuerda a Zaragoza ... "

 

El Duque de Frías en su Oda a las Nobles Artes, leída el 27 de marzo de 1832 en la distribución de premios de la Real Academia de San Fernando.

 

 

En el vestíbulo de la última ampliación del museo del Prado, a la izquierda, podemos contemplar esta magnífica escultura realizada en 1818 por el escultor José Álvarez Cubero,  obra importantísima dentro del neoclasicismo escultórico en España. En ella podemos percibir la “unión entre la tradición antigua y un hecho heroico contemporáneo”.

 

 

 

Álvarez Cubero nació en Priego (Córdoba). En 1799 fue becado en Paris, y en 1805 se fue a vivir a Roma (ayudado por el rey de España Carlos IV, que estaba en el exilio en la mencionada ciudad), donde fue discípulo del escultor Antonio Canova. Su vida cambió  en 1808 cuando se negó a jurar fidelidad al nuevo rey de España, el hermano de Napoleón, José Bonaparte, por lo cual fue encarcelado en el castillo de Sant’ Ángelo de Roma. Gracias a su amistad con el escultor Cánova fue puesto en libertad, quedándose a vivir en Roma.

 

Fotografía: Retrato de D. José Álvarez Cubero, realizada por Juan Ribera: “Catálogo de la exposición de pinturas españolas de la primera mitad del siglo XIX”, Núm.194. Sociedad Española de Amigos del Arte. Arte Gráficas Mateu: 

http://ddd.uab.cat/record/73832

 

Una vez finalizada la Guerra de la Independencia Álvarez Cubero realizó su obra maestra conocida como “Heroica defensa de Zaragoza”. La hizo en 1818 en vaciado de yeso y la expuso en Roma donde tuvo gran éxito, pero representando a héroes de la Guerra de Troya: Antiloco defendiendo a su padre Nestor. Será en el año 1823 cuando, siendo primer escultor de cámara del nuevo rey de España Fernando VII, pidió a éste que le financiara para hacer esta obra en mármol de Carrara. 

 

En 1827 se expuso por primera vez en Madrid, en el Museo del Prado con gran éxito también, pero ya con el nombre de la "Defensa heroica de Zaragoza".

 

 

Dibujo realizado de la obra que nos ocupa por Perea y Rojas; y grabado por Carlos Capuz para la revista española Museo Universal. En él vemos que el  joven héroe esgrime una espada con la que defiende la vida de su padre, que lleva en su mano izquierda la flecha que le han clavado en el muslo; y por supuesto la hoja de parra que tapa la desnudez del héroe, que como podéis ver en la escultura, el Cierzo se la llevó 

 

Fotografía: Wikimedia.

 

Valdés representa un hecho histórico, sucedido en los Sitios de Zaragoza. El mismo escultor explicaba el significado de tan monumental escultura.

 

En la defensa de la ciudad tomaron parte hombres, mujeres y todo aquel que pudo empuñar un arma. También luchaban juntas familias enteras, y este es el caso de este conjunto escultórico, representa a un padre y su hijo luchando juntos contra el invasor francés. En ella se rinde homenaje a la valentía de los zaragozanos en los Sitios durante la Guerra de la Independencia de 1808-1809.

 

En uno de los Sitios de la ciudad el padre es herido en el muslo por una lanza, cayendo al suelo. Su joven hijo al verlo caído e indefenso corrió en su ayuda, interponiéndose entre su padre y el enemigo.

 

El hijo defendiendo la vida de su padre fue herido de muerte en el pecho por un soldado polaco, cayendo sobre el cuerpo de su progenitor, que hecho prisionero moriría días más tarde. En la obra se plasma el momento de la defensa de la ciudad de Zaragoza. En los rostros podemos observar un alto grado de expresividad.

 

En la obra, Álvarez Cubero representa a los personajes como si se trataran de héroes helénicos, el anciano viste una simple túnica, en cambio el joven va completamente desnudo, a excepción de la desaparecida hoja de parra que le tapaba el sexo.

 

Como ya hemos comentado anteriormente en su primer modelo en yeso expuesto en Roma, los presentó con el título de Antiloco defendiendo a su padre Nestor, personajes de la Guerra de Troya. Posteriormente, cuando regresó a Madrid, le daría el nombre por el que hoy en día se conoce esta obra, quizás para convencer al rey Fernando VII para que, bajo su mecenazgo, la pudiera realizar en mármol de Carrara y ensalzar así un episodio heroico de la Guerra de la Independencia.

 

En el tratamiento de las figuras podemos ver la influencia de Antonio Canova (grupo de Hércules y Licas); y de las esculturas de Miguel Ángel. La gran novedad es la utilización de la simbología clásica para representar la exaltación de héroes contemporáneos al autor de la obra.

 

 Tengo que hacer constar que en el año 2007 se realizó una copia exacta de esta escultura, siendo colocada en una plaza del pueblo natal del escultor: Priego (Córdoba).

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

-RAFAEL ROSA HAGEMEYER: "Los significados de la Guerra de la Independenci en La Defensa de Zaragoza de Álvarez Cubero":

https://revistas.uam.es/anuario/article/viewFile/2405/2521

 

-https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/la-defensa-de-zaragoza/95db8522-16f6-4dde-87eb-55cefb935d87

 

-http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=10022

 

-Escultura situada en Priego: http://www.factum-arte.com/pag/294/Facsimil-de-La-Defensa-de-Zaragoza-de-Alvarez-Cubero.

 

-CARLOS REYERO y MIREIA FREIXA: "Pintura y escultura en España (1800-1910), Manuales Arte Cátedra, Madrid, Ed. Cátedra, 1995.

 

 

Please reload

Artículos recomendados

La Tabla de la Epifanía. Paolo Scheppers. Museo Provincial. Zaragoza.

December 13, 2019

1/10
Please reload