Historias que contar.


Levanté la mirada hacia lo alto y me vi rodeada de letras que danzaban a mí alrededor. Consonantes y vocales que formaban palabras inconexas, pero que eran la base de miles de historias por contar.


El Alma del Ebro. Obra de Jaume Plensa de 2008. Situada en la Plaza de la Expo 2008, junto a la fachada principal del Palacio de Congresos.

Artículos recomendados