Bolonia nº 8. Zaragoza. Un precioso edificio en el centro de la ciudad.

A pesar de los pesares, de las barbaridades cometidas en nuestra querida Zaragoza, aún se puede pasear por sus calles y encontrar edificios que, aunque desconocidos para muchos, pueden dar una idea de lo que fue nuestra ciudad antes de que la sinrazón se adueñara de personas que sin ningún tipo de remordimiento se "cargaron" el rico patrimonio que había en esta ciudad. Hoy vamos a ver uno de los edificios que a pesar de no estar en la primera línea en cuanto a arquitectura se refiere es un edificio precioso, o por lo menos a mi me lo parece. Espero que disfrutéis como yo he disfrutado.

En un anterior artículo comentábamos que cuando el escultor Carlos Palao edificó en el año 1912 su vivienda en el Paseo de Sagasta nº 76, la zona estaba en pleno desarrollo. Por ese motivo se vio la necesidad de ordenar todo el sector abriendo una serie de calles transversales al paseo, entre las que se encontraba la calle Bolonia (en aquella época conocida con el nombre de calle del Arte). En ella se sitúa el edificio que hoy vamos a estudiar: la bonita casa que hoy ocupa el nº 8 de la mencionada calle.


En el plano parcelario del Instituto Geográfico y Catastral de 1935 podemos ver la Calle del Arte (la casa la he señalado con una marca roja. En el plano aparece el solar que era en aquella época, hoy en día el edificio ocupa solo el espacio que he señalado en rojo; como veremos luego en la parte posterior en el siglo XX se erigió otro edificio).

De este edificio no se tiene documentación en el archivo municipal de Zaragoza, ya que aunque está dentro del ámbito del Paseo Sagasta (antigua avenida de la República), que en ese momento tenía carácter urbano y las viviendas que en él se construían tenían que ser aprobadas por el arquitecto municipal, no ocurría lo mismo con las casas que se fueron levantando perpendiculares al mencionado paseo, ya que eran consideradas zonas rurales o privadas, y estuvieron exentas del control municipal. En el archivo histórico provincial de Zaragoza no existe ninguna documentación, a excepción de una obra realizada en el año 1965 (en el archivo del Antiguo Seminario).


La calle Bolonia en aquella época se llamaba calle del Arte, nombre que le fue dado por el escultor Dionisio Lasuén, propietario en esta misma calle de una pequeña vivienda-taller, proyectada por el mismo. Una preciosa casa modernista, que, cosa rara en Zaragoza, fue derribada sin ninguna contemplación a mediados del siglo XX al expandirse esta zona de la ciudad. Es en este momento en el que quizás se construyó el edificio que estamos contemplando. En el plano que hemos visto anteriormente el edificio ya figura en el mapa, por ese motivo se podría decir que estamos hablando de los años 20-30 del siglo XX, ya que en el plano de Casañal de 1912 esta zona era totalmente rural, a excepción del paseo Sagasta.


Estamos ante una vivienda de claro estilo historicista, con decoración de influencia modernista. Fachada a dos calles y ángulo resuelto con un sencillo y elegante chaflán.


El edificio ocupaba en origen mucha más superficie que lo que vemos hoy en día (ya lo hemos visto en el plano), ya que la parte posterior se utilizó hace unos años para construir un edificio de nueva factura, que podemos ver a la izquierda del inmueble del que estamos hablando en la actual calle de los Héroes del Silencio (señalado con una flecha).

El chaflán está decorado con pilastras de orden gigante. El edificio consta de tres plantas que se asientan sobre un alto basamento que conforma la planta baja en la que se abren ventanas enrejadas que dan a la calle de Héroes del Silencio (antigua calle del Progreso) y diversos locales y la puerta de entrada al edificio que abren a la calle Bolonia. El conjunto se cierra con una movida cornisa curvilínea.

La fachada lateral da a la calle Héroes del Silencio (en la época calle del Progreso). En ella se abren vanos abiertos en arcos deprimidos rectilíneos, en cuyos entrepaños vemos la típica decoración de raigambre modernista, con detalles de tipo floral, así como en la decorativa forja.

Detalle de una de las ventanas de la planta baja, con la reja originaria decorada con palmetas.


La fachada principal recae a la calle Bolonia, ambas fachadas son de “ladrillo enfoscado simulando en la planta baja despiece de hiladas”. En esta fachada vemos una serie ordenada de balcones abiertos en arco deprimido rectilíneo (como los ya vistos en la fachada lateral), cuya clave está decorada con motivos florales. En el eje vertical, por encima de la puerta principal, se abren dos miradores cerrados, decorados con guirnaldas y motivos vegetales, y un mirador abierto en la planta superior. Los miradores están enmarcados por pilastras de orden gigante rematadas con escudos, que también decoran los entrepaños de los muros de la parte superior.


Miradores y balcones de la segunda y tercera planta de la fachada de la calle Bolonia.

Detalle de uno de los miradores, decorado con guirnaldas y motivos vegetales.

Detalle del mirador-balcón superior.

Forja de uno de los balcones, decorada a base de palmetas, motivos florales y curvilíneos.


La puerta de entrada se abre en arco trilobulado, es una sencilla y elegante portada, enmarcada por pilastras y ménsulas que sustentan el mirador superior.

El interior del zagüán es muy sencillo y de pequeñas proporciones.


A través de una pequeña escalinata se accede al patio interior y a las escaleras de acceso a las viviendas del inmueble. La puerta doble es de madera pintada con cristales, muy del estilo de mediados del siglo XX.


Se conserva la originaria estructura de la escalera, no se ha podido colocar ascensor. La escalera con la huella embaldosada y la contrahuella en madera. Las barandas de forja muy sencillas y pasamanos de madera.

Vista de la caja de la escalera desde el piso superior.

Puerta de entrada a una vivienda. Se trata de una puerta de cuarterones con ventana central con reja, más un altillo también con reja.



Hasta aquí esta pequeña reseña de una de las viviendas de una zona que era preciosa, y que con los edificios que afortunadamente aún se conservan podemos hacernos una idea de lo que fue Zaragoza en un tiempo no demasiado lejano en el tiempo.




BIBLIOGRAFÍA:


-http://www.sipca.es/censo/1-INM-ZAR-017-297-596/Edificio/de/vivienda/C//Bolonia/8.html#.WUWz02jyim8


-http://www.zaragoza.es/pgou/edih/bolonia008fin.pdf


-Plano parcelario. Instituto Geográfico y Catastral. 1935: https://www.zaragoza.es/ciudad/urbanismo/planeamiento/enlace/usic/cartografia/plano_1935.htm


-POBLADOR MUGA, Pilar: La arquitectura modernista en Zaragoza: revisión crítica, Zaragoza, Diputación General de Aragón, 1992.


-LABORDA YNEVA, José: Zaragoza guía de Arquitectura, Zaragoza, CAI, 1995.


-MARTÍNEZ VERÓN, Jesús: Arquitectura aragonesa: 1885-1920. Ante el umbral de la Modernidad, Zaragoza, colegio oficial de arquitectos, 1993.


-MARTÍNEZ VERÓN, Jesús: Zaragoza. Arquitectura. Siglo XX: https://zaragozaarquitecturasigloxx.com/2017/04/05/sagasta-76/


-HERNÁNDEZ MARTÍNEZ, Ascensión: La planificación urbana en Zaragoza a comienzos del siglo XX: la apertura del Paseo Sagasta: http://www.unizar.es/artigrama/pdf/0809/3articulos/8.pdf


Artículos recomendados

 

Queda pohibido el uso de fotografías y textos sin permiso del autor.

 

 

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com