Queda pohibido el uso de fotografías y textos sin permiso del autor.

 

 

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

El Palau de la Música. Barcelona. Patrimonio de la Humanidad.

En el barrio de la Ribera de Barcelona, en la calle de Sant  Pere mes Alt nº 11 encontramos uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad condal, el palacio de la Música, uno de los ejemplos más significativos del modernismo en Cataluña y una de las mejores salas de conciertos del mundo. En él se combinan todas las artes, la escultura, el mosaico, las vidrieras y la forja.

 

En la fotografía vemos los dos edificios del Palau de la Música, el de la izquierda el nuevo; y a la derecha el antiguo.

 

Está situado en una zona de calles muy estrechas que no dejan ver con facilidad la grandiosidad de este importante edificio. Ocupa el lugar donde hubo anteriormente una iglesia dedicada a San Francisco de Paula, ocupando el Palau antiguo el solar del claustro; y el Palau moderno el lugar en el que se situaba la iglesia.

 

En la fotografía antigua se ve la antigua iglesia de San Francisco de Paula, en donde hoy se ubica el Nuevo Palacio de la Música.

 

Fotografía: http://www.labarcelonadeantes.com/palacio-de-la-musica.html

 

Fue construido entre 1905-1908 por el arquitecto Lluis Doménech i Montaner para ser sede del Orfeón Catalán, grupo fundado por Lluis Millet y Amadeo Vives en 1891, no debemos olvidar la importancia que en Cataluña tienen las asociaciones corales. Al igual que ocurrió con el Gran Teatro del Liceo, la construcción del Palau fue costeada por industriales y financieros catalanes, grandes amantes de la música que deseaban para Barcelona un lugar donde poder disfrutar de ella. Fue inaugurado el 9 de febrero de 1908, en ese año como parte de la celebración de su inauguración se celebraron una serie de conciertos de la Filarmónica de Berlín dirigida por Richard Strauss. Posteriormente pasarían por ella personajes ilustres como Casals, Arthur Rubinstein, Manuel de Falla, Serguei Prokofiev, Igor Stravinsky, Karajan...  Aunque con el paso del tiempo también ha sido utilizado para actos de todo tipo; y hoy en día la sala de conciertos del Palau es toda una referencia en el panorama artístico internacional.

 

En el año 1971 fue declarado Monumento Nacional, por ese motivo se realizaron amplias obras de restauración bajo la dirección de los arquitectos Joan Bassegoda y Jordi Vilardaga. Fue nuevamente restaurado y ampliado entre 1982 y 2000 por los arquitectos Óscar Tusquets y Carles Díaz, los cuales adosaron al edificio antiguo uno nuevo de seis pisos donde se ubicaron los camerinos, archivo, biblioteca, y un salón de ensayo (realizado gracias al derribo de la iglesia de San Francisco de Paula).

 

Es un fantástico edificio representante del modernismo catalán, la única sala de conciertos declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el 4 de diciembre de 1997.

 

Es un edificio construido en ladrillo rojo sobre una estructura interior central de hierro fundido, recubierta de vidrio. Se divide en tres plantas: la planta baja, que antiguamente era un pórtico para que entraran los carruajes, hoy en día es la entrada principal al Palau antiguo. En ella se abren dos arcos carpaneles.

 

El pilar que sostiene los dos arcos carpaneles de esta fachada principal está cubierto con mosaicos (trencadís), como la mayor parte de las columnas exteriores e interiores. Y en su fuste se abre la antigua taquilla.

 

En la decoración del palacio encontramos el famoso trencadis que popularizó el arquitecto Antonio Gaudí. Esta ornamentación es obra de Luis Bru i Salelles, y Mario Maragliano. En la decoración del Palau intervinieron los mismos artífices que trabajaron en la construcción del Hospital de Sant Pau y de la Santa Creu de Barcelona.

 

Detalle de la decoración del fuste de la columna de la portada.

 

La planta principal está formada por una galería y un balcón corrido con columnas revestidas con fragmentos de azulejos policromos y con decorados capiteles vegetales.

 

En la parte baja de esta planta noble vemos el gran balcón corrido formado por catorce columnas en grupos de dos, ornadas en sus fustes con variadas representaciones vegetales, obra de Eusebi Arnau i Mascort. Son espectaculares los grandes capiteles con motivos florales.

 

Sobre este balcón se alza una serie de balcones redondeados, en forma de abanico; delante de los cuales campean los bustos de Palestrina, Bach y Beethoven; y en la calle de Amadeo Vives luego veremos el busto de Wagner. La decoración es magnífica.

 

Por encima de la segunda planta, el tercer nivel está rematado por un frontón redondeado y decorado su interior con un mosaico de Lluís Bru i Salelles. Simboliza la Senyera o bandera del Orfeón; y en el centro una reina en una fiesta con una rueca, aludiendo a la "Balanguera", canción compuesta por Amadeo Vives inspirándose en un poema de Joan Alcover i Maspons. Ésta, era la pieza más interpretada por el Orfeón (desde el año 1966 es el himno oficial del Mallorca).

 

Pero la parte más significativa de este edificio es el grupo escultórico que se encuentra en el chaflán del palacio con la calle de Amadeo Vives. Tiene  forma de proa de barco; y en ella podemos contemplar el grupo llamado “La canción popular catalana”, es obra del escultor Miguel Blay i Fábregas. En ella vemos multitud de esculturas relacionadas con la música, y una preciosa decoración con trencadís y vidrio.

 

A la derecha vemos la segunda entrada al edificio, también bajo un arco carpanel.

 

En el centro del grupo escultórico del chaflán, aparece una mujer, símbolo de la música catalana, rodeada del pueblo. Por encima de ella la figura de San Jorge. A los pies de la figura femenina se puede ver la firma del autor de la escultura: M. Blay; así como la cruz y una inscripción que pone que fue pagada por el marqués de Castelbell.

 

En la fachada de la calle Amadeo Vives, encontramos el busto de Wagner.

 

En el lateral izquierdo se representan mujeres y niños. Todo el grupo representa al pueblo catalán rodeando a la figura de la música.

 

En el lateral derecho vemos a un marinero, a campesinos, ancianos y niños, en definitiva  este grupo simboliza que la música era para todo el pueblo.

 

Detalle del remate de la esquina de la fachada, terminando con una torrecilla que asemeja un faro. En cuyo chaflán vemos un escudo con la inscripción: Palau Música Catalana.

 

Fachada lateral de la calle Amadeo Vives.

 

Vestíbulo  de la antigua entrada de la calle de Sant Pere mès Alt. Cuando se entra en el palacio lo primero que se ve es una doble escalera que conduce hasta la sala de conciertos. En los extremos dos grandes lámparas que iluminan todo el recinto.

 

En el vestíbulo se abre una puerta que comunica al “foyer” (actual cafetería) y antiguo local social del Orfeón. 

 

 Detalle de la puerta de entrada al antiguo "Foyer". 

 

 Detalle de una vidriera de la puerta de entrada al "Foyer".

 

Interior de la cafetería o Foyer, con las grandes columnas de ladrillo decoradas con capiteles con motivos florales. Las bóvedas, decoradas con cerámica imitan las bóvedas de crucería góticas.

 

La bóveda del vestíbulo realizada con decoración cerámica a base de rosas (símbolo del Orfeón).

 

Encontramos en el mismo vestíbulo el arranque de un majestuosa escalera de dos vuelos que nos conduce a la gran sala del Palau. Esta escalera está iluminada por grandes farolas. 

 

Los arrimaderos fueron realizados en cerámica vidriada. La decoración con relieves de flores. De destacar es la decoración de los techos, cubiertos de azulejos dorados y con algún toque en azul.

 

Barandilla de la escalera está realizada en piedra profusamente decorada y los balaustres son de vidrio de color amarillo (la mayoría restaurados).

 

Escultura del músico y compositor Carles Gumersind Vidiella y Esteba, el cual como Lluis Millet fue uno de los personajes importantes del panorama artístico de ese momento en Barcelona. En 1908 dio a conocer su primera composición en el Palau. Murió en 1915, dos años más tarde se le encargó al escultor Josep Limona un busto de Vidiella y se colocó en el primer descansillo de la escalera de la derecha.

 

 Subida hacia el salón de conciertos y sala Millet.

 

Rellano de la primera planta y escalera que sube a la tercera planta. A la derecha entrada a la sala de conciertos. En toda la escalera se observa una cuidada decoración.

 

 Puerta de entrada a la sala de conciertos, la decoración modernista vibra por todo el edificio. Al fondo el escenario.

 

Es una de las salas más bellas y singulares del mundo. Tiene capacidad para 2.049 espectadores. Es el único auditorio de Europa que tiene ventanas en las paredes y en el techo por el que recibe luz natural, provocando unos juegos de luces impresionantes.

 

El órgano fue  fabricado por la empresa alemana Walter y Cie, en 1908, siendo restaurado en el año 2003. Situado en la parte central del segundo nivel.

 

Sobre el escenario, en un fondo de azulejos rojos,  podemos ver 18 musas que danzan saliendo de los mismos muros portando instrumentos musicales. Son figuras modernistas en relieve realizada, la parte superior, por Eusebio Arnau; y el trencadís de las faldas por Luis Bru i Salelles y Mario Maragliano.

 

En la parte central del escenario se abren las puertas que usan los artistas para entrar en el mismo. En la parte central un gran mosaico con el emblema del Orfeón Catalán, realizado por Antoni María Gallissà i Soqui.

 

Estas figuras simbolizan a musas de los distintos instrumentos musicales, los cuales portan. Sus vestidos están realizados con la técnica del trencadís (trozos de mosaicos).

 

La combinación de busto y relieve, esculpido por Eusebi Arnau, para la parte superior del cuerpo de las musas; y mosaico plano para la parte inferior, realizado por Luis Bru i Salelles, y Mario Maragliano, es magnífico.

 

La bóveda de la clá está enmarcada por grandes estatuas de Pegaso realizadas por Gargallo, por columnas decoradas con mosaicos vegetales y vidrieras de Antoni Rigalt Blanch.

 

 Detalle de una de las columnas que nos podemos encontrar en la sala de conciertos, decorada con la técnica del trencadis.

 

La embocadura del escenario está formada por un gran arco de triunfo cubierto por esculturas. La obra fue iniciada por el escultor Didac Massana Majo, pero el principal artífice fue el aragonés Pablo Gargallo Catalán. En este arco están enfrentadas la música catalana, a la izquierda; y la música internacional, con Beethoven y Wagner.

 

Importante es el órgano que se sitúa encima del escenario, fue comprado a la casa alemana Walcker, de Ludwigsburg, y realizado en 1908, como ya hemos comentado anteriormente.

 

En el lado izquierdo aparece un grupo de niños cantando al pie de un sauce, símbolos del texto de la canción "Les flors de maig", del compositor Josep Anselm Clavé i Camps, el cual está representado bajo una de las ramas del árbol.

 

Es una representación de la música popular catalana.

 

 Detalle del busto de la escultura del compositor Josep Anselm Clavé i Camps.

 

 En el lado derecho, y en frente del anterior, vemos el busto de Ludwig van Beethoven entre dos columnas dóricas. En este lado se rinde homenaje a la música de este compositor.

 

Por encima del busto de Beethoven un grupo de mujeres y caballos, que representan la cabalgata de las Valquirias de Wagner,  uno de los compositores favoritos de la sociedad catalana. Este grupo escultórico fue comenzado por Massana y terminado por Pablo Gargallo. El techo decorado con rosas rojas y blancas de cerámica vidriada.

 

Vista del muro lateral de la sala de conciertos. Los muros son grandes vidrieras, en ambos lados, que cubren todos los niveles. En la intersección de los arcos del último nivel unos mosaicos en semicírculo representan colas de pavos reales o imitan las bóvedas en abanico del estilo perpendicular inglés. En la parte inferior, los nombres de los músicos más importantes de la historia de la música.

 

Detalles de la decoración  del techo de los laterales del salón, con nombres de compositores de música, en este caso Mozart.

 

 Detalle de las grandes placas de cerámica, columnas y vidrieras, del segundo nivel. Las vidrieras realizadas por Antoni Rigalt i Blanch.

 

 Detalle de una pilastra decorada con cerámica. 

 

El techo de la sala es todo de cristal, podemos ver una gran claraboya obra de de Antoni Rigalt i Blanch, obra importantisima dentro del arte vitral del siglo XX.

 

Se representa un grandioso sol en forma de cúpula invertida descendiendo sobre la sala.

 

Esta gran claraboya está decorada con multitud de cristales rojos, anaranjados y dorados en su parte central, representando al sol. A su alrededor los colores se van suavizando en tonos azules, rosas y blancos, representando dos filas de bustos femeninos.

 

El resto del techo de la gran sala está decorado con numerosas rosas de cerámica (símbolo del Orfeón Catalán). Y al fondo uno de los Pegaso realizados por Pablo Gargallo.

 

Puerta situada enfrente de la sala de conciertos, que da acceso a la llamada “sala Lluis Millet”. El arquitecto Domènech i Montaner la concibió como sala de espera. Está situada en el primer piso, en frente a la sala de conciertos.

 

Es una sala cuyos muros son vidrieras modernistas, realizadas por Antoni Blanch i Rigalt. En ella están expuestos bustos de grandes músicos catalanes: Pau Casal, Amadeo Vives, Isaac Albéniz, Lluis Millet, Amadeo Vives.

 

En la sala Lluis Millet podemos contemplar la gran lámpara central de hierro martillado, de estilo modernista.

 

La sala Millet da acceso al balcón corrido que anteriormente hemos visto en el exterior. Es el balcón de columnas, cubiertas con mosaicos de Lluis Bru i Salelles. Por encima de éste, se hallan las columnas sobre las que apoyan los bustos de Wagner, Palestrina, Beethoven y Bach.

 

 Vista de la columnata desde otra perspectiva. Podemos ver el que cada columna está decorada con diferentes motivos, florales, geométricos. 

 

 Parte superior del balcón corrido.

 

 

Hasta aquí el recorrido por este magnífico edificio símbolo de toda una época. En él podemos encontrar la suma de todas las artes que hacen de él una obra única: arquitectura, pintura, escultura, vidriera, forja. Todo dirigido por un verdadero director de orquesta el arquitecto Lluís Domènech i Montaner. 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

- Página oficial del Palau: http://www.palaumusica.cat/es.

 

-Declaración Bien Patrimonio de la Humanidad:

http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/patrimonio/mc/patrimoniomundial/bienes-declarados/por-ano-de-inscripcion/palau.html

 

-Visita virtual al Palau: http://www.palaumusica.cat/es/visita-virtual_23641

 

Please reload

Artículos recomendados

La Tabla de la Epifanía. Paolo Scheppers. Museo Provincial. Zaragoza.

December 13, 2019

1/10
Please reload