Queda pohibido el uso de fotografías y textos sin permiso del autor.

 

 

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

Torre Morlans (Barrio de Movera, Zaragoza).

Todos los días que subo a Zaragoza desde la localidad en la que resido, Pastriz, voy contemplando un panorama conocido y al mismo tiempo muy querido: la huerta zaragozana.

 

Estamos ante un paisaje llano con parcelas delimitadas por ribazos o acequias, y por caminos serpeantes que conducen casi a la orilla del río Ebro. También podemos ver diseminadas, por este campo verde y ocre zaragozano, una serie de casonas o torres que constituían el modelo tradicional de habitat en la huerta, en este caso, de Movera.

 

Desde la carretera de Pastriz a Zaragoza se vislumbran una serie de torres desperdigadas entre los campos. Una de ellas siempre había atraído mi curiosidad, la Torre Morlans. Un día me acerqué hasta ella, ya que queda algo alejada de la carretera, y cual fue mi sorpresa al encontrarme con un edificio totalmente arruinado.

 

Ya en tiempos antiguos los alrededores de Zaragoza se hallaban salpicados por una serie de torres de labor que contribuyeron a formar el paisaje agrícola que aún hoy en día podemos contemplar, aunque realmente con el crecimiento de la ciudad y los pueblos, este paisaje ha cambiado notablemente. 

 

Se aventura que el origen de este tipo de habitat pudo ser romano, pero lo seguro es la influencia que tuvo en él la cultura andalusí con su sistema de riegos. Todo esto unido a la extensión del regadío a finales del siglo XVIII con el Canal Imperial de Aragón, fue lo que favoreció la aparición de numerosos núcleos agrícolas dispersos por la huerta zaragozana conocidos con el nombre de torres.

 

Su denominación bien podría provenir de las almunias musulmanas que se situaban junto a las torres defensivas durante la “Reconquista”.  Otras torres agrícolas, durante los siglos XIX y XX como es nuestro caso, imitaron los palacios aragoneses. Sus propietarios construyeron grandes casonas donde unían al uso agrario, el ocio.

 

En el año 1881 existían más de cien torres desperdigadas por la zona de Movera. En ese año la Torre Morlans aparece como propiedad de Francisco Morlans, pero ya en el año 1920 consta como torre pero no el nombre del propietario (Alberto Pérez Vitaller).

 

En Aragón una torre de labor se considera a una explotación agrícola y ganadera, formada por tierras, viviendas y edificios para uso agrícola y ganadero (corrales, cuadras, almacenes, etc.), donde vivían los propietarios de la torre y los operarios que trabajaban en ella.

 

Es un tipo de explotación agrícola tradicional de la huerta de regadío que servía para el autoabastecimiento de la propia torre y el suministro a la cercana ciudad.

 

La Torre de los Morlans o de los Morlanes, o también conocida como “El Vivero” está situada muy cerquita de Pastriz, casi enfrente de otra de las grandes torres que existieron en la zona, la Torre Castillo.

 

La torre estaba formada por un edificio principal, viviendas de los trabajadores, almacenes, granja, tejar y paridera. 

 

Algunas de estas torres estaban habitadas por sus propietarios, pero lo más habitual era la presencia del torrero o persona que se hacía cargo de la propiedad, bien alquilado o bien representando al propietario. Éste último podía pertenecer a la alta burguesía de la ciudad o ser algún ente religioso.

 

El edificio principal de la torre Morlans está realizado en ladrillo con el tejado cubierto con teja árabe. Presenta un cuerpo central en donde se abre la puerta de entrada en arco de medio punto, sobre ella un único piso con tres altos vanos de medio punto. A ambos lados de este cuerpo central dos torres en las que se abren diversos vanos adintelados. En su justa medida me recuerda a la estructura del palacio de los Condes de Morata de Zaragoza.

 

En estos últimos años fue propiedad del fundador del Teatro de Cámara y del Teatro Estable de Zaragoza Mariano Cariñena Establés, fallecido en el año 2013.

 

La finca tiene una superficie de 15,09 has, parte de las cuales las cultiva o cultivaba (por lo menos en el año 2002 lo hacía) el Servicio de Investigación Agroalimentaria, realizando en ellas trabajos de investigación; y el resto de las tierras las trabajan agricultores del mismo barrio de Movera.

 

Desgraciadamente en lo que respecta a los edificios que formaban esta gran torre están abandonados y en una ruina eminente.

 

Nos despedimos de esta huerta zaragozana con uno de sus preciosos atardeceres. La pena es que si no lo remedia nadie sus torres, importante patrimonio de nuestra historia, acabarán en el olvido y en el total abandono.

 

Solo recordaros que no hace mucho tiempo, en el año 2009, se cayó en este mismo barrio y ante la desidia de nuestras autoridades, la Torre Clavero, una construcción mudéjar del siglo XV. ¡Así nos va!  

 

Un saludo a todos y hasta el próximo vuelo.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

-BOURRUT LACOUTURE, Henri: La huerta de Zaragoza, agrosistema y ecosistema,2014: http://www.aragon.es/estaticos/GobiernoAragon/Departamentos/AgriculturaGanaderiaMedioAmbiente/TEMAS_MEDIO_AMBIENTE/Centros/CONSEJO_PROTECCION_NATURALEZA/HUERTA_ZARAGOZA.pdf

 

-RIVAS GONZÁLEZ, Félix: Arquitectura popular y paisaje cultural: http://studylib.es/doc/8083578/arquitectura-popular-y-paisaje-cultural-de-la-delimitaci%C3%B3...

 

-Memoria de actividades del servicio de investigación agroalimentaria 2000-2002:

http://www.cita-aragon.es/pub/documentos/documentos_MEMO0331.2_a002f802.pdf

 

-PÉREZ VITALLER, Alberto: Movera, su historia y sus Gentes: http://www.barriodemovera.es/?page_id=149

 

Please reload

Artículos recomendados

La Tabla de la Epifanía. Paolo Scheppers. Museo Provincial. Zaragoza.

December 13, 2019

1/10
Please reload