Queda pohibido el uso de fotografías y textos sin permiso del autor.

 

 

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

Virgen con el Niño. Museo Catedral de Burgos.

De una Virgen hermosa
Celos tiene el sol,
Porque vio en sus brazos 
Otro Sol mayor.

 

(Lope de Vega).

 

 

Estamos en la catedral de Burgos, obra cumbre del gótico español (XIII-XVI), patrimonio de la Humanidad, y no es para menos, todo lo que en ella encontramos es una verdadera maravilla. Realmente hay tal cantidad de obras de arte que comentar, que como os digo siempre, elijo piezas que me hablan, que al contemplarlas me tocan el espíritu, aunque no sean tan conocidas como otras.

 

Después de recorrer la catedral por el norte, el sur, el este y el oeste, me encaminé hacia el claustro alto para ver el Museo Catedralicio. Al final de la galería del claustro se halla el acceso a la más amplia de las capillas claustrales y una de las más grandes de la catedral, la capilla de San Juan y de Santiago.

 

Estamos ante la puerta de entrada al Museo, en cuyo tímpano y rodeando a la Virgen con el Niño, podemos ver las pinturas del siglo XIV y XVI, descubiertas en las obras de restauración de esta portada. Restauración llevada a cabo por el arquitecto de las obras José Manuel Álvarez en el año 2013.

 

Entramos en la capilla de San Juan y de ella pasamos a la antigua de Santiago en donde se guarda el tesoro del museo catedralicio.

 

Estamos en la antigua capilla de Santiago, hoy unida a la de San Juan. Ya hemos comentado que ambas más la sala capitular forman el Museo catedralicio de Burgos. Ambas capillas fueron construidas en el siglo XIV y unidas en el siglo XVI. Tras una serie de avatares la capilla de San Juan y Santiago, fue restaurada en 1998 y convertida en una sala del museo de la catedral. Hoy os voy a comentar una pequeña obra que se conserva en esta sala-capilla. La podéis ver en la primera vitrina, a la derecha de la fotografía.

 

Se trata de un delicado relieve ovalado en alabastro policromado, en el que se representa a la Virgen con el Niño, Está colocado en un marco con pie de madera, en cuyo centro podemos observar el escudo de los Velasco rodeado por el collar de la Orden del Toisón de Oro. En una inscripción podemos leer: “Esta imagen dio a esta sv capilla el Illmo S Do Pero Fernandez de Velasco cvarto Condestable de Castilla de los de sv linaje Dvque de Frias code de Aro.

 

Los Velasco era una poderosa familia castellana. Uno de sus miembros, Pedro Fernández de Velasco, fue condestable de Castilla y el que mandó construir la magnífica capilla de los Condestables en la misma catedral de Burgos.

 

Para algunos autores es obra realizada por Diego de Siloe, para otros es atribuida a Gregorio Pardo, hijo del también escultor Felipe Bigarny (siglo XVI). Es obra de gran belleza y muy influida por los artistas italianos del quattrocento,  que popularizaron este tipo de medallones o tondos, entre ellos Luca della Robbia o Desiderio de Settignano.

 

Las figuras, al igual que en los tondos italianos, se adaptan al marco ovalado. La Virgen, con una actitud serena y protectora, rodea con sus brazos al Niño Jesús, inclinando su cabeza hacia su hijo, situado éste a su derecha, apoyándose en un querubín. Vemos comunicación entre madre e hijo. Éste toca con un gesto de cariño la cara de su madre, mientras su cuerpo, en ligero contraposto, se dirige hacia la izquierda y su torso hace un giro hacia la derecha para abrazar a su madre, a quien dirige su dulce mirada.

 

Las miradas de ambos personajes se encuentran, mostrando una inmensa ternura. El niño rodea con sus bracitos el cuello de su madre, que le mira embelesada. Es un hermoso rostro ovalado, finamente perfilado.

 

Vemos un tratamiento muy naturalista de los cabellos rizados,  y restos de policromía original.

 

Parte inferior del medallón, en donde vemos el tratamiento de los elegantes pliegues en la  saya y en el manto de la Virgen, que le cubre parte de la cabeza, y va cogida en el centro del pecho con un broche (recuerda a las Madonnas de Fra Angélico). También podemos observar el querubín que sirve de apoyo al Niño; el cual, mirando hacia el espectador con una expresión picarona, esboza una leve sonrisa.

 

 

 

Please reload

Artículos recomendados

Amparo.

November 2, 2019

1/10
Please reload