Queda pohibido el uso de fotografías y textos sin permiso del autor.

 

 

© 2023 by The Book Lover. Proudly created with Wix.com

La preciosa casa modernista de la calle Prudencio nº 25 de Zaragoza.

El 20 de marzo de 1902, don Pedro Mendigacha Casas solicitó permiso para construir una casa en los solares que poseía en la calle Prudencio nº 41 y 43, acompañando el mencionado permiso con un plano de la fachada firmado por el arquitecto Fernando de Yarza.

 

El arquitecto municipal, Ricardo Magdalena concedió la licencia, pero poco después Pedro Mendigacha solicitó una reforma al proyecto anteriormente presentado, ya que en ese intervalo de tiempo, había adquirido la casa colindante, con el nº 39, y deseaba unirla a las anteriores. El segundo proyecto para construir la casa, lo presentó el hijo de Fernando de Yarza, José de Yarza de Echenique (uno de los funcionarios asesinados en Zaragoza en 1920, ver el post del cenotafio de los funcionarios asesinados), ampliando la fachada considerablemente. Claramente se nota, comparando ambos proyectos, el cambio de gusto que se produjo en la mitad del siglo XIX.

 

La construcción de este edificio fue el primer proyecto de José de Yarza, y en él plasmó lo aprendido durante su estancia en Barcelona, donde se puso en contacto con el modernismo catalán. Es uno de los primeros ejemplos de modernismo en Zaragoza, y precursor del espléndido edificio de Paseo Sagasta nº 11 (1903-1906), obra cumbre de la etapa modernista de Yarza.

 

 Si comparamos los diseños de padre e hijo no se puede negar sus similitudes, pero en el nuevo proyecto se puede observar los aires nuevos que se habían introducido entre los arquitectos zaragozanos del momento.

 

Es un edificio realizado en piedra (en su planta baja y entreplanta); y ladrillo (en el resto de los pisos), con decoraciones de forja y cristal. La casa finalmente se compuso de cuatro niveles más el bajo, posteriormente se añadió un ático bajo un gran alero de madera. En la fachada podemos ver tres ejes verticales de balcones, uno ocupa la zona central encima de la portada, y otros dos laterales, uno a cada lado de los grandes miradores.

 

En la composición de la fachada vemos que en los tres pisos superiores se sitúan miradores de hierro y cristal, siendo los dos inferiores más abiertos. La decoración es modernista, siguiendo la moda imperante en ese momento.

 

La puerta de entrada, realizada en piedra, se sitúa en el mismo centro de la fachada. Sobre su arco de entrada, decorado con temas vegetales y florales, se alzan dos columnas geminadas (dos a cada lado) que enmarcan el balcón que se encuentra por encima de la portada. Es de resaltar la rejería de miradores y barandillas de los balcones con decoraciones florales de temática modernista.

 

 Detalle de la decoración del arco de la puerta de entrada.

 

En la parte central de la fachada, realizada en ladrillo, se abre una hilera vertical de balcones con rejería, decorada con motivos florales típicos modernistas. Los distintos niveles de balcones están separados con frisos de cerámica. 

 

 Detalle de la rejería de los balcones.

 

Ventana sobre la puerta de entrada. Enmarcada por columnas geminadas con capiteles decorados con motivos florales.

 

Miradores acristalados decorados con rejería modernista.

 

Detalle de uno de los miradores acristalados.

 

Bases de miradores y balcones, realizados con cerámica en blanco y verde.

 

El interior es totalmente moderno, sólo se conserva la puerta de entrada de madera y dos  colocados en el vestíbulo, uno a cada lado.

 

Detalle de uno de los motivos decorativos del vestíbulo.

 

Interior y caja de escaleras, como podéis ver todo el interior es nuevo. Del edificio primitivo modernista sólo se conserva la fachada.

 

Hasta aquí el pequeño estudio de este precioso edificio, declarado en el año 2009 Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés.

 

La Libélula emprende su vuelo por la calle Alfonso I, buscando otro nuevo destino.

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

-JOSÉ DE YARZA GARCÍA: “Aportación de la familia de los Yarza a la arquitectura y urbanismo de Aragón”, Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis, Zaragoza, 1948.

 

-GONZALO BORRÁS GUALIS: “Zaragoza a principios del siglo XX: el modernismo”, Colección Aragón, 10, Librería General, Zaragoza, 1977.

 

-Mª PILAR POBLADOR MUGA: “José de Yarza y la casa Juncosa en el contexto de la arquitectura modernista”, en Artigrama, 3, Dpto. de Hª del Arte de la Universidad de Zaragoza, Zaragoza, 1986, pp. 410-411.

 

-Mª PILAR POBLADOR MUGA: “La arquitectura modernista en Zaragoza: revisión crítica, Diputación General de Aragón, 1992.

 

-JESÚS MARTÍNEZ VERÓN: “Arquitectura aragonesa: 1885-1920. Ante el umbral de la Modernidad”. Colegio de Arquitectos, 1993.

 

-JOSÉ LABORDA YNEVA: “Zaragoza guía arquitectura”, CAI, 1995.

 

-Mª PILAR POBLADOR MUGA: “El modernismo en la arquitectura y en las artes”, en Argensola, 114, Instituto de Estudios Altoaragonesés, Huesca, 2004, pp. 13-62.

 

 

 

Please reload

Artículos recomendados

Amparo.

November 2, 2019

1/10
Please reload